16 julio 2018

NYC Marathon Week # 4 - Miedo al dolor...



La semana #4 fue una buena semana deportivamente hablando. Completé mis seis sesiones, tres de carrera y tres de entrenamiento cruzado y el rendimiento fue bastante bueno en todas -teniendo en cuenta que traté de ir suave y tranquila cada vez. Entonces, de qué va el título, se preguntarán?

Que si tengo miedo a las lesiones? Sí, por supuesto. Después de mi largo historial de lesiones en mi corta carrera como corredora, claro que me asustan. Pero no por el dolor, sino por la posibilidad de tener que interrumpir mi entrenamiento, o no poder disfrutar de New York como tengo planeado hacerlo.

Esto es algo diferente. Esta semana volví a sentirme en medio de la misma pesadilla que viví en Costa Rica a pocos meses de llegar: dolores de estómago intensos, capaces de dejarme incapacitada para moverme y a veces incluso hasta para pensar o articular palabra por horas, complicaciones intestinales, naúseas. Imposible pensar en una intoxicación por el tipo de dieta que estoy llevando. En su momento, tres años atrás, se pensaron en muchas posibilidades, incluyendo entre ellas a la celiaquía, el colon irritable y hasta se mencionó la enfermedad de Crohn, . Gracias a Dios sólo tenía parásitos, un tipo especial de parásitos muy comunes en el trópico, giardias y amebas. Esto exacerbó mi sensibilidad a los salicilatos, que ya un tiempo atrás me hizo eliminar de mi dieta la palta (o aguacate), luego las berenjenas y más tarde el brócoli. Todos alimentos "saludables" que supuestamente no deberían hacerme ningún daño pero me hacen. La combinación de factores, parásitos y extrema sensibilidad, hizo que en ese momento otro alimento tuviera que salir de mi menú: el ananá (o la piña). Me llevó 6 meses detectar que era la piña lo que me estaba causando problemas (una vez resuelto el tema de las giardias). En el pasado, necesité años para encontrar el origen de mis fuertes dolores de estómago y todas las molestias asociadas. 

En base a mi historia personal con el tema, cuando desde hace 10 días estoy viviendo esta situación, no sólo estoy experimentando el dolor sino también el miedo al dolor: a más dolor. A más incertidumbre, a la búsqueda incansable y a mirar de reojo todo lo que me llevo a la boca, porque en última instancia el culpable puede tener el disfraz del más inocente. Tengo miedo al dolor y miedo a comer algo que me produzca dolor. Así que en estos últimos días no he comido mucho y mis energías no están como quisiera.

Si bien esto no tiene que ver con correr, impacta mi entrenamiento, impacta en mis emociones y en mi rendimiento y en  definitiva, es otro desafío que tendré que atravesar para llegar a NY el cuatro de noviembre. Por lo pronto, sigo comiendo con cautela, voy a iniciar un tratamiento para giardas y amebas y tengo un turno con un médico para ver si logro que me hagan una endoscopia, pero tengo que esperar para eso.

El único detalle que creo vale la pena respecto a mi entrenamiento de esta semana, tiene que ver con el método de correr por sensaciones (Running by feeling) o el método mente-cuerpo (Mind-body running). Según este método, un corredor experimentado puede modificar su entrenamiento en base a sus sensaciones, incrementando la intensidad o el kilometraje o disminuyendo ambos, o cualquier combinación posible... La clave aquí es "un corredor experimentado". Yo no llego a esa categoría, pero sí soy muy consciente de mis sensaciones y muy ávida de compartirlas, así que todo lo que voy percibiendo durante cada sesión se lo transmito a Andrés, mi entrenador, y a ustedes por aquí tan fielmente como puedo.

La semana pasada comenté que estábamos probando algunos intervalos y que en mi carrera larga el 3x2 (3 minutos de correr x dos minutos de caminar) me estaba dejando con tantas energías que sentía al acabar que podía empezar de nuevo todo... básicamente, que podría correr eternamente en ese patrón.  Así como se los conté a ustedes, se lo conté a Andrés.

Lo que leí yo fue que era el patrón perfecto porque nunca me cansaba. Lo que leyó él, con mucha más experiencia y conocimiento, fue que ese patrón me "sobraba" y que podíamos pasar a otro de mayor rendimiento... Entiéndase que aunque yo no busco un objetivo de velocidad y que disfruto correr despacio, un minuto menos por km en 42 km, es un tiempo considerable de esfuerzo que le ahorro a mi cuerpo (considerando que esa reducción no implique un esfuerzo que compense el anterior, claro está).  Cuando ví que mis entrenamientos de carrera seguían más o menos en la misma carga horaria pero los intervalos habían pasado de 3x1 en las sesiones semanales y 3x2 en la carrera del sábado  a 4x1 en todas, lo primero que pensé es que de ninguna manera yo iba a ser capaz de hacer eso. Pero pude. Y estuve bien. Muy bien en algunas ocasiones. Y bajé más de un minuto por kilómetro. En todos los casos aumenté la confianza en mi misma y disfruté los entrenos, que entiendo son dos de los objetivos principales de este proceso. Más aún considerando que no estoy en mi mejor momento por lo que acabo de contarles respecto a mis dolores estomacales y sus compinches.

Yo no quiero dejar de correr. Correr me da felicidad. Pensar en correr me da felicidad. Ver mi plan semanal y esperar desde la noche anterior mi sesión de carrera me da felicidad. Revisar mis registros después de correr. Leer sobre correr. Todo esto me da felicidad. No es lo único, claro. Hay muchas cosas en mi vida que me dan felicidad y la más importante de todas es mi familia, mis afectos. Pero correr es importante en mi vida y no quiero dejar de hacerlo. No quiero que el dolor me impida disfrutar de correr. Y creo que en parte por eso le tengo tanto al miedo al dolor... Y como todo miedo que se presenta, sólo queda una opción: reconocerlo, aceptarlo y atravesarlo. Así que aquí vamos, caminando en ese sentido.


El resumen en números para la Semana #4 es el siguiente:

Carrera "larga": 7,4 km
Km semanales de carrera: 19,2 km
Cantidad de prácticas de carrera: 3
Entrenamiento cruzado: 2 sesiones natación: 2:00 hs / 4,1 km// 1 sesión bicicleta: 21,2 km
Km totales acumulados de carrera: 59,95 km

09 julio 2018

NYC Marathon Semana #3: Fuegos Artificiales y otras hierbas...



La semana #3 de entrenamiento coincidió con la celebración de la Independencia de los Estados Unidos, con lo cual hubo que hacer algunos ajustes ya que la piscina iba a estar cerrada y además queríamos vivir nuestro primer 4 de Julio lo más cercano a la tradición popular.

Así que ese día, un miércoles soleado y un poco más fresco que los días anteriores, fuimos al Lago Fort Smith a pasar el día: los niños pudieron participar en algunos juegos organizados por los guardaparques y luego del asadito, disfrutaron unas horas en la pileta mientras yo fui por mi sesión del día que reemplazaría la natación: una hora de senderismo en el Ozarks Highlands Trail... este trail tiene más de 200 millas (aunque el segmento más conocido es de 165) y atraviesa los Ozarks desde Fort Smith hasta el Rio Buffalo. Creo que bastaron unos pocos minutos de charla con Lili para decidir que una aventura épica en un trail era lo que queríamos para las próximas vacaciones en familia. Luego fuimos a remar por el lago, los cinco, en una canoa y dos kayaks pequeños, estuvimos tres horas y media recorriendo el lago y cuando llegamos nos dijeron que estaban a punto de mandarnos un rescate: no damos la pinta pero somos una familia todo terreno!  Cuando llegó la hora de disfrutar los fuegos artificiales, estuvimos ubicados en primera fila en Mountainburg y el espectáculo fue maravilloso...

Con respecto a la carrera estamos probando los cortes de caminar del método de Jeff Galloway. Durante la semana mis sesiones son de 3x1 (3 minutos de carrera x 1 de caminar) y el sábado es de 3x2:  mentalmente prefiero los de 3 x 1, porque es más tiempo que paso corriendo y en teoría si corro un 75% y camino un 25%, mi velocidad debería ser mayor que si corro un 60% y camino un 40%.  El tema es que como me siento durante y después de la carrera más larga de los sábados no tiene comparación y aunque a veces los dos minutos de caminar me parecen excesivos, como que me sobra un poco, la verdad es que cada vez que empiezo a correr de nuevo lo hago con muchas ganas después de contenerme los último 10-20 segundos de caminata y me siento con la misma energía en el último que en el primer intervalo y hasta diría que más fuerte. Los dos sábados que he tenido el mismo patrón de 3x2, al terminar siento que podría perfectamente dar la vuelta y empezar todo de nuevo. No me siento para nada cansada ni muscularmente ni en cuanto a capacidad respiratoria. En esos momentos tengo la sensación de que podría seguir corriendo por siempre. El último sábado mi velocidad media fue por mucho la más rápida de las 3 semanas de entrenamiento.

La verdad es que quisiera probar otras opciones, un 4x2 funcionó en Miami cuando estaba lesionada y fue casi obligatorio tomar breaks para caminar. Como nunca me recuperé del todo, seguimos usando la técnica y descubrí que soy más rápida y tengo mejor performance tomando esos cortes. Me gustaría correr al menos el 75% del tiempo, que eso involucra casi un 90% de la distancia, porque la distancia recorrida caminando es bastante menor a la que se recorre corriendo.  Yo sé que a Andrés no le gustan los números que no son enteros, pero creo que 1:30 funcionaría tan bien como los 2 minutos y probablemente 4:30 x 1:30  podría resultar siendo la fórmula mágica. Pero al final eso es teoría e ideas y lo que elegiremos es lo que me funcione mejor en la práctica.

El resumen en números para la Semana #3 es el siguiente:

Carrera "larga": 7,15 km
Km semanales de carrera: 17,15 km
Cantidad de prácticas de carrera: 3
Entrenamiento cruzado: 1 sesión - natación: 0:45 hs /  1,2 km
Km totales acumulados de carrera: 40,75 km

02 julio 2018

Diario de mi primera maratón: NYC Marathon - Week #2


La Semana #2 fue muy bien en cuanto adherencia al plan se refiere: no perdí ni acorté ninguna sesión!

Martes, jueves y sábado fui a correr al Mud Creek Trail,  fueron unas mañanas preciosas -aunque calurosas y húmedas!-  El trail queda  cerca de casa, al inicio tiene una bella rotonda con plantas y flores para atraer mariposas. No sé si como parte del movimiento "Fayetteville Rocks" o no, pero al lado de los bancos pude ver muchas pequeñas piedras pintadas a mano, intuyo que la mayoría por niños. Definitivamente el mejor día de los tres fue el sábado: empecé con molestias en mi pantorrilla izquierda así que decidi bajar el ritmo lo más que pude. En el segundo intervalo de correr ya la molestia había disminuído un poco y a la mitad de la práctica, no sentí ninguna molestia. Mi ritmo mejoró y mi confianza también, terminé como si estuviera lista para volver a empezar.

No es sólo una percepción personal, todas las personas que me encuentro en el trail comentan lo mismo: demasiado calor y humedad! Incluso empezando a correr a las 6 am. Tengo que levantarme más temprano aún.  Espero poder terminar pronto con la restricción de azúcares porque me encantaría agregar un par de cranberries a mis nueces o media banana, siento que me falta combustible y que podría hacerlo mejor con más energía disponible.

En esta semana hice una visita a una clínica de entrenamiento y fisioterapia que hace tiempo me habían recomendado ("Rise Physical Therapy") queda muy cerca de casa y ofrecían una evaluación y un masaje gratuitos  -y aunque no sabía esto cuando buscaba el teléfono para llamar por la cita, me pareció de lo más agradable enterarme-.  Me fue muy bien en la evaluación de fortaleza, flexibilidad, forma al correr y estructura. Sólo necesito reforzar el trabajo de fuerza en los músculos de la cadera... para mí, que siempre me siento un poco "desastrito" corriendo, fue grandioso. Me alegró el día y me subió la autoestima y la confianza en mí misma. Además comprobé que las zapatillas que me recomendó Andrés resultaron de lo más apropiadas para mí. También me fue super bien en el masaje, sólo algunos puntos de tensión pero ni cerca de algún riesgo de lesión o de algo que pudiera ser problemático, luego de pasar un año sin masajes! Todas buenas noticias!

Con la natación me fue bien, aunque me sigue resultando un poco temprano empezar a las 5:15! Me quedé dormida el miércoles y me apuré todo lo que pude para llegar a la sesión de Masters Swimming pero resultó que no había nadie, probablemente avisaron el lunes, que es el día que yo no voy. De todos modos pude completar mi entrenamiento y me fue muy bien, pero en el día estuve muy cansada y tuve que tomar una siesta corta para recobrar energía! Me pesé en el gimnasio luego de nadar... las 4 libras que bajé la semana pasada siguen ahí, al menos no las recuperé pero hubiera preferido ver otra baja, qué pretensiosa! El viernes éramos dos en la piscina... nadé por una hora y tengo el total convencimiento de que podría nadar por el doble de tiempo si así lo quisiera.

El domingo en la bicicleta me fue bien, pero me noté más lenta y tuve que hacer un esfuerzo adicional para completar la sesión. De nuevo, necesito mejorar mi combustible pre-entrenamiento! El circuito es precioso. La tarde anterior recorrí parte del camino con Sofi, mi hija de 8 años y nos encontramos con un conejito silvestre y una familia completa de ciervos, los dos adultos y sus crías, que por largo rato nos miraron mientras nos acercábamos para decidir cruzar el camino delante de nosotros e internarse en el bosque cuando estábamos a menos de 100 m de distancia. Fue emocionante!

El resumen en números para la Semana #2 es el siguiente:

Carrera "larga": 5,15 km
Km semanales de carrera: 14,1 km
Cantidad de prácticas de carrera: 3
Entrenamiento cruzado: 3 sesiones - natación, ciclismo: 2:45 hs /  24 km
Km totales acumulados de carrera: 23,6 km